PT | EN | ES

Main Menu


Powered by TEITOK
© Maarten Janssen, 2014-

PS8079

1800. Carta de Juan Ximénez Llamas, presbítero de la villa de Belmonte, para para Juan Antonio Torres.

Author(s)

Juan Ximénez Llamas      

Addressee(s)

Juan Antonio Torres                        

Summary

El autor explica a Juan Antonio Torres que algunas indicaciones que le han dado para contener el fervor en torno a la beata María Isabel Herráiz ya las ha llevado a cabo, pero no ha conseguido ningún cambio, máxime cuando el número de personas afines a ella va aumentando. Considera que es imposible oponerse a lo que está ocurriendo porque es empeño del Señor lo que está sucediendo, de lo que son testigos algunos amigos comunes. No se siente capaz de relatar los acontecimientos que están sucediendo y le gustaría que el destinatario estuviera junto a él para asistir a lo que él está viendo porque se siente confuso y considera que no tiene suficiente conocimiento para entender lo que está ocurriendo por lo que prefiere seguir los consejos de los amigos.
Javascript seems to be turned off, or there was a communication error. Turn on Javascript for more display options.

Villar del Aguila y Noviembre 9 de 1800.

Mi mas estimado Sr Dn Juan Antonio: Recibo la mui apreciable de Vm, y me alegro qe el papel trabajado por nro Dn Josef Clemot este a gusto, y satisfaccion de Vm. Veo el Reglamento, qe pone, y qe dize se puede observar hasta qe el Sr manifieste la cosa por un efecto de su Bondad, que en sustancia es lo mismo qe Vm me dixo a la despedida; Ya dixe a Vm entonzes ,y aora repito qe semejantes diligencias ya las practique aun antes de ir a essa ciudad; y nada consegui para contener la mocion de estas Almas, y aora consigo mucho menos por ser mayor el numero de gentes, qe vienen atraidas del Sr, y mas fuerte la mocion; Me parece qe en vano son todas las diligencias humanas, quando el Sr se empeña en una cosa, buenos testigos oculares son de todo esto el P Rubielos, y el P Alcantud en el tiempo, qe han estado aqui, y cada dia veo, y experimento nuebas cosas, que admirar, y es mui distinto el verlas a rereferirlas, o escrivirlas: Mucho me he acordado de Vm en semejantes lanzes, y dezia en mi interior: Aora quisiera yo aqui al Sr torres: en una palabra, yo me veo mui confuso, y apurado sin saber como acertar, por una parte veo clara la voluntad del Sr en algunas cosas, por otra, aunqe no tengo con mucho la luz, y entendimiento, qe Vms, me se ofrezen las mismas dificultades, y reparos: Por lo qe no hallo otro recurso, qe obedecer a las ordenes, qe Vm me comunique en vista de lo qe todas Vms hallen por conveniente en atencion a lo dicho. A la Ysabel he insinuado algo del mandato qe Vm dize les haga, para qe no se hinquen de rodillas &a y me dize qe absolutamte no puede, ni esta en su mano el hazerlo, que to-men Vms la Providencia, qe les parezca, se ha puesto mui inquieta y mui mala, y con unas ansias como si se fuera a morir, todo esto nacido del principio qe Vm sabe, sin qe tenga cosa alguna de lo natural.

La Ysabel aprecia las exps de Vm, y la limosna, las devuelve con Franco, y la Manuela; esta dize no lo puede olvidar a Vm, que venza Vm todas las dificultades, qe estorben su venida a esta. Esto mismo deseo yo con ansias, por lo qe espero se dara Vm este mal rato, y en el interin mande Vm a este su mas obligado, y deseoso servor, y capn Q S M B

Juan Ximenez Llamas


Legenda:

ExpandedUnclearDeletedAddedSupplied


Download XMLDownload current view as TXTSentence view