PT | EN | ES

Main Menu


Powered by TEITOK
© Maarten Janssen, 2014-

PS8060

1798. Carta de Juan Ximénez Llamas, presbítero de la villa de Belmonte, para Juan Manuel de Alcantud, franciscano descalzo.

Author(s)

Juan Ximénez Llamas      

Addressee(s)

Juan Manuel de Alcantud                        

Summary

El autor explica a Juan Manuel de Alcantud la situación vivida por la beata María Isabel Herráiz durante esos días. Ya le había puesto al corriente en la carta anterior de que ella estaba llevando a cabo un largo ayuno que, según le informa ahora, duró 20 días. El último día que fue a verla advirtió en ella unos impulsos que la beata interpretaba como una señal del Señor mientras que para él era una indicación de que debía dejar el ayuno, por lo que mandó le preparasen algo de comer. Durante los días de ayuno ella sintió un gran frio que se fue cuando empezó a comer, aunque no le sienta bien lo que ingiere y tiene mucha sed. Él le ha mandado que coma a menudo especialmente carne. A causa del ayuno padece fuertes dolores y no sabe si habrá que consultar con un médico. Por último incide en los fuertes impulsos que ella sufre y que hace que en esos casos no pueden gobernarla.
Javascript seems to be turned off, or there was a communication error. Turn on Javascript for more display options.

Ave Maria Purissima

Mi mas estimado, y Amigo P Lector: Recibi la de Vm por el correo con la adjunta, qe entregué, y veo la justa reconvencion, que me haze por no haver escrito, pero en mi anterior ya dezia a Vm el motibo, o causa de ello, y confieso qe padezco algo de la enfermedad, que Vm dize, y para curarla , oy Miercoles pierdo pereza para escrivir esta, y darle noticia del estado, en qe se halla la Ysabel.

El ayuno siguio en los mismos terminos, que insinuaba en mi anterior, hasta el Domingo en la noche, a la misma hora, qe cumplían Veinte Dias, y Veinte noches: Habiendo ido a ver como estaba aquella hora, adverti unos impulsos mui fuertes, qe no podia menos de manifestarse en lo exterior, le pregunté qe era aquello, y me dixó: Alguna Cosa quiere el Sr qe Vm me mande, pero que no entendia el que con Claridad; y si pedia interiormte al Sr me manifestasse, y pusiese en el Pensamto su Volun-tad: En efecto me pusé a discurrir qe seria aquello, mandé calentar una poca agua, mas no la pudó tomar, y haziendoseme mas manifiestos los impulsos me vinó entonzes al pensamto si acaso seria seria ya Voluntad del Sr el qe dexasse de ayunar, por lo qe mandé hazer una xicara de Chocolate qe le administré por mi mano, con lo que quedó totalmte sosegada, y yo sin la duda de que erá esto lo qe queria el Sr. Aquella misma tarde del Domingo se sintio con una Hambre extraordinaria, y un tedio, y disgusto tan raro, como si estuviera allá retirada en una grande soledad, acudio a unirse con el Sr, le parece se hallaria assi quando estaba en el desierto, y assi se sintio un poco aliviada. Aquella misma noche al venirme yo, sintio un ruido extraordinario alrededor, y unos chillo mui fuerte, qe le aturdia la Cabeza, y la molestaba bastante, pero pronto se sosegó. Lo mas parti-cular durante el ayuno ha sido un frio Continuo, y extraordinario en los pies, y dos Dias, qe la han arropado con mucho Cuidado, ha sido tan grande, y se aumentaba de manera qe no lo podia aguantar; mas en la misma ho-ra qe concluyó el ayuno ha quedado natural, no obstante hazen ahora mas frio. Sigue hasta oy tomando, y Comiendo lo qe le mando, pero le sienta mal lo mas qe toma, solo lo primero qe fué la xicara de Chocolate, esta le sentó grandemte; Siente una amargura grande en la boca, y lo qe mas le molesta es una Continua Sed; En vista de esto le he mandado tome a menudo alimento, y coma de Carne todos los Dias. Por ultimo oy Miercoles no se ha podido levantar en fuerza de unos Dolores, que padeze, ocasionados de la fuerza qe hizó en la primera necessidad Corporal despues del ayuno, que no la havia hecho en Veinte,yun Dias, si de esta no se aliviasse me parece havra qe consultarlo con el Medico. Esto es, mi P Lector, lo que puedo informar ,aunqe tan toscamte pintado, pero Vm lo disimulará, y se hará Cargo de mi ignorancia. Me se olvidaba. Los impulsos que siente en el espiritu son tan fuertes, qe de Continuo exceden al natural, de manera qe a vezes no se puede governar. Anoche a las nuebe me llamó con franco, fui, y la hallé tan extraordinaria, con tanta Sed y ansias a Causa de los impulsos, y Dolores qe antes he dicho, que me quedé atonitó, le mande tomar un Vaso de agua fria con un Vizcocho, con lo que sintio alivio.

Con esto me parece se hará Vm Cargo del estado de esta Criatura, y espero me diga, y responda a Correo relatibo quanto le parezca, y halle por Conveniente, pues a ratos puede Vm contemplar como estaré de aturdido al ver estas cosas, y tanto padezer esta criatura.

Al Sr torres dará Vm nras exps, y afectos, a quien no escrivo por no molestarle. Nos ha sentado grandemte la Eleccion de Magistral; y dize la Ysabel, qe se ha valido el Sr de las manifestaciones, qe hizó en essa, para qe haya cooperado dicho Sr con la eficacia, qe lo ha hecho hasta su logro, pues sin esto tal vez no se huviera Conseguido.

Dize la Ysabel, que haze cuanto Vm le manda, pero que no está pa escrivir. A nro F Domingo muchas Cosas de todos.

No dudo seguirá Vm encomendandome a Dios, que yo lo hago por Vm, y pido a su Purissima Me le gue en su SSma gracia.

De Vm todo en JC Juan Ximenez Llamas Oy Miercoles 21 de Marzo de 98.

Legenda:

ExpandedUnclearDeletedAddedSupplied


Download XMLDownload current view as TXTSentence view