PT | EN | ES

Main Menu


Powered by TEITOK
Maarten Janssen, 2014-

PSCR7552

[1772]. Carta de María del Carmen Bertrodano para Diego González Pardo.

SummaryLa autora expresa su amor por don Diego y le asegura su firme intención de seguir adelante con su compromiso matrimonial. Le asegura que es ella la que no está a la altura de él y le relata la vigilancia a la que le somete su madre, así como la oposición de su confesor al compromiso.
Author(s) María del Carmen Bertrodano
Addressee(s) Diego González Pardo            
From España, Sevilla
To S.l.
Context

El 30 de junio de 1772, Diego Pardo, vecino de la ciudad de Sevilla y alcalde de su Real Alhóndiga, se presentó ante la justicia para denunciar las coacciones que estaba sufriendo María del Carmen Bertrodano para evitar el matrimonio entre ambos. Presentó un billete amoroso que venía a demostrar la aquiescencia de la muchacha a contraer nupcias. Pidió a la justicia que María del Carmen reconociese el billete -que además estaba firmado- y que sacase a la joven de la casa familiar, ya que la madre impedía cualquier comunicación entre ambos y coaccionaba a la chica. Se decidió depositar a María del Carmen en el convento de San Clemente para evitar que ninguna de las partes -ni la de su madre ni la del demandante- pudieran contactar con ella. En ese momento, se le pidió que reconociera algunos billetes más, como así hizo, y que afirmara su firme intención de casarse con don Diego Pardo. También se confirmó este extremo. Su madre, de nombre Gertrudis Laurier, aseguraba que su hija había sido seducida y alegaba la gran diferencia de edad entre los novios: don Diego contaba más de 60 años, mientras que María del Carmen tenía apenas 18. Además, se trató de sacar a la luz el pasado delictivo de don Diego, hecho que él consiguió desmentir. En efecto había sido el responsable de la muerte de un hombre que había proferido blasfemias contra el Espíritu Santo, pero había sido indultado con motivo de la coronación de Fernando VI. Por otro lado, y aunque algunos testigos creían que había sido desterrado a Portugal por la comisión de ciertos excesos, lo cierto es que había viajado al reino vecino como comisionado por el cabildo y allí fue recibido por príncipes y grandes y se le hizo merced de un puesto en la cámara del Infante don Manuel. Por último negó que hubiese dado palabra de matrimonio a cualquier otra muchacha, lo que demostraba su interés honesto por María del Carmen. En el interrogatorio a María del Carmen Bertrodano, ésta afirmó que no había sido seducida por su pretendiente y que la promesa de matrimonio sí era firme. Además, aseguró que su madre había tratado de forzar su voluntad sobornándola con una bata, un reloj de oro, un aderezo y broches de diamantes. Se le pidió que reconociera una última carta que don Diego Pardo había recibido de doña Teresa Antonia de Abreu Bertrodano. Aunque dijo no conocer en persona a la susodicha (creía que era una prima monja que vivía en la corte), sí que confirmó los últimos párrafos de la carta en los que se le conminaba a dejar libre del compromiso a la muchacha. La justicia falló a favor de don Diego Pardo y confirmó que el compromiso con María del Carmen Bertrodano era válido, por lo que se iniciaron las diligencias para la celebración de los esponsales con la publicación de las amonestaciones y el mandato para sacar a la novia del convento para contraer matrimonio.

Support dos cuartos de papel doblados en octavo, escritos por todas las caras.
Archival Institution Archivo General del Arzobispado de Sevilla
Repository Justicia
Collection Matrimonial
Archival Reference Legajo 13838, Expediente 5
Folios 7r-10v
Transcription Elisa García Prieto
Main Revision Gael Vaamonde
Contextualization Elisa García Prieto
Standardization Gael Vaamonde
Transcription date2014

Javascript seems to be turned off, or there was a communication error. Turn on Javascript for more display options.

Esposo de mi alma y de mi corason no puedo ponderar el gusto q e tenido en leer tus papeles prq me cautivas con tus cariños Esposo mio te aseguro q me se an saltado las lagrimas de leer lo q me dises y juras q no me mereses ay corason mio no digo yo a mi q no balgo nada pero a otra mucho mejor tu mereses mucho Esposo mio yo te juro pr Dios y esta q me e de casar contigo y e de ser firme y constante y cuando llegue el caso q me exploren y Respondere con rresolucion q te quiero pr marido y q te quiero como a mi alma quien te diera un abraso espero en Dios q te e de dar 20 Esposo mio el dia q me case contigo estare loca de contenta de ber q Dios me a dado un marido tan de mi gusto q no me lleba interes sino mi hamor q me pareses un Angel bagado del Cielo lo creo muy bien q abras tenido casamientos mejor q el mio y los as despresiado pr mi yo aria lo mismo aunq me presentaran el Hombre mas Poderoso del Mundo lo despresiara pr ti q yo mas estimo tu persona q cuantos tesoros tiene el mundo q lastima me da de q hablen mal de ti sin tener rason y te pongan faltas sin tenerlas no te de cuydado q a mi no me hase fuerza nada Dueño mio yo no quiero q bayas a esa feria prq esos dias no te beria y yo no puedo bibir sin ber a mi Esposo a la comedia no me da cuydado q bayas en siendo solito prq yo no quiero q cortejes a ninguna en biendote yo pr la tarde y no siendo dia q tu me des algun papel o yo te lo de a ti q yo tanbien me alegro q te dibiertas un rrato ya qdo enterada q cuando te pares a mirar a la calleguela te espero y cuando yo quiera que estes me pongo a el lado del callegon Esposo mio ayer me llebe un susto prq ya berias a mi madre q se asomo a la bentana despues de la oracion y aunq su mersed no te conose de capa como be ya uno parado en la calleguela podia su mersed aberse maliciado algo y luego cuando fuera a serar abajo te biera parado junt a la bentana ablando con el otro aunq biendo su mersed q seguias ablando seraria pero tu si susede algun dia metete asia a la laguna y luego saca la cabesa a ber si se a ydo su mersed yo repare q mirava asia donde estabas pero no digo nada Esposo yo lo q siento es no poderte ber bestido y Peynado y q lucieras ese cuerpo tan garboso pero no puede ser mi corason q si no te ubiera abisado y mi madre te ubiera bisto el otro dia en la iglesia y te ubiera bisto pasar no me ubiera dejado poner en la bentana y me ubiera muerto a los 4 Dias prq yo no puedo pasar sin berte consuelo mio q te quiero tanto q no te lo puedo desir mandame cuanto quieras si quieres asi q pases me quitare da la bentana q en biendote a ti no e de menester ber a ninguno ni e de menester sus cortesias para nada q me dises mi bida q te yere pr esclabo no mi corason esclabo no Dueño de mi corason si yo quisiera mi bida q pr mi no te se ocasionara ningun gasto no te calientes tu la cabesa en discurir q yo lo q quiero es casarme contigo de lo demas no me da cuydado no tengas cuydado q yo soy tu muger q te quiero mucho y tengo una ynclinacion tan grande q no lo puedo ponderar y asimismo se lo dicho a mi confesor q aora nos confesamos desde el martes sto con el teniente de cura del Sagrario Dn Antonio Gonzales blanco yo le conte lo q me pasaba contigo me dijo q lo pensara bien yo le dige Pe yo le quiero y me es presiso casarme ya lo tengo bien pensado me dijo pues aga Vm lo q quiera otra ves me e confesado con su mersed me digo q no me casara contigo q aunq te abia dado palabra q podia escribirte q lo abia pensado mejor yo le dije Pe yo are cuanto Vm me manda menos eso prq no puede ser pr yo le tengo inclinacion pues no se casaran ustedes prq su eminencia se ynformara de los curas y yo ne e de dar buen ynforme yo le dije sin su informe de Vm nos casaremos Esposo mio hasta me dijo q no podia comulgar a mi me paresio q ese no era motivo yo le dije si Vm no quiere no comulgare se qdo parado un poco y me dijo aga Vm lo q quiera y despues me mando comulgar se conose q era para disuadirme pero no lo logro Esposo mio yo quiero q te dibiertas y beas los toros en no yendo con nadie no me da cuydado yo lo q quiero es no perder verte ninguna tarde mi corason ayer pr poco pierdo berte prq mi madre me llamaba cuando pasabas ya qdo en q e de echar sienpre el ylo grueso el palito y no se si lo pondre bien prq no puse cuydado como benia Dueño mio te e estimado mucho tu rregalo q es un primor y Juntamente lo q me dises q si quiero alguna cosa lo apresio ynfinito corason mio no tengas cuydado q no tengo ningun papel tuyo sino el q me diste anoche aDios Esposo mio

tuya

Legenda:

ExpandedUnclearDeletedAddedSupplied


Download XMLDownload textSentence view