PT | EN | ES

Main Menu


Powered by TEITOK
Maarten Janssen, 2014-

PS5087

1801. Carta de doña María Antonia de Godoy, condesa de Valdelagrana, para su marido don Mariano de los Ríos Fernández de Córdoba, conde de Gavia la Grande.

SummaryDoña María Antonia escribe a su marido para informarle sobre asuntos concernientes a la hacienda, su traslado a la Corte y el matrimonio de su hija.
Author(s) María Antonia de Godoy
Addressee(s) Mariano de los Ríos Fernández de Córdoba            
From España, Córdoba
To España, Madrid
Context

En este proceso concurren dos aspectos diferenciados, pero absolutamente relacionados uno con otro. En 1808 el conde de la Gavia la Grande, don Mariano de los Ríos Fernández de Córdoba, elevó un memorial al Rey donde pedía la devolución de sus rentas para sufragar los gastos derivados de su falta de salud y que le exigían la toma de baños, así como una moratoria de cuatro años para el pago de sus créditos y en los que no fuese molestado por sus acreedores. Esta sitaución de quiebra económica venía siendo arrastrada desde 1786 cuando la Corona intervino caudales y rentas de los mayorazgos de Gavia la Grande. A ello había que unir las desavenencias matrimonales habidas entre el conde de Gavia la Grande y su mujer, doña Antonia María de Godoy, condesa de Valdelagrana. De hecho, en 1787, la condesa trató de lograr la reunión conyugal apelando para ello al Rey; no logró los resultados deseados, un escenario que volvió a repetirse en 1790. En 1793, el hijo primogénito de los condes de Gavia la Grande y Valdelagrana, Diego de los Ríos Godoy, solicitó a la Corona la administración de la rentas intervenidas en atención a su mayoría de edad (más de 25 años). Este hecho motivó, unos años después, que el conde de Gavia la Grande deslizase rumores maliciosos en relación a la conducta de su hijo y su mujer que tuvieron que ser probados —sin resultado— por el corregidor de Córdoba. En 1800, ante la situación de emergencia económica, el conde de Gavia la Grande trató de lograr el acercamiento a su mujer; se trataba, por tanto, de resolver las desavenencias matrimoniales, no tanto con el objetivo de lograr el entendimiento conyugal,sino paliar los problemas económicos de las casas de Gavia la Grande y Valdelagrana. En este contexto se entiende la incorporación de las once cartas intercambiadas —salvo una de ellas— entre el conde de Gavia la Grande y la condesa de Valdelagrana y escritas a lo largo de los años de 1800 y 1801. En ellas se entreveían los problemas conyugales y familiares, así como los intentos razonados para lograr restaurar la convivencia. En la carta se anotó la siguiente información por mano ajena: "Recibidas esas cartas en 20 de marzo de 1801".

Support dos folios de papel doblados en cuarto, escritos por todas las caras.
Archival Institution Archivo Histórico Nacional
Repository Consejos
Collection Causas Secretas
Archival Reference Legajo 12363, Expediente 5, Pieza 6
Folios [20]r-[23]v
Transcription Elisa García Prieto
Main Revision Gael Vaamonde
Contextualization Elisa García Prieto
Standardization Ana Luísa Costa
Transcription date2014

Javascript seems to be turned off, or there was a communication error. Turn on Javascript for more display options.

Corva 22 de febrero de 1801

Mi qdo Maryano: te ofrecy contextar a la tuia ultima de 6 del corrite y lo ejecuto con no poco trabajo medyante la Revelde tos que padezgo y no me deja, byem que de todos modos a tu disposicion.

te dygo pues que aguardo el papel en dro que me ofrezes del asumto de torreblanca de que hare el uso corespondiente y con el sigilo debido comunicandote lo que se me ofresga en su vysta, y pareciendome mui biem que pongas hombro a qualqr dro de la casa sin que me quede duda acerca de los muchos gastos que te se orijinan y causan tambyem estos litigios, dandote como te doi gracias de que hayas escrito a Barena sobre la obra del pozo de quemadas, esta te buelvo a rrepetir tendre particular gusto en qe se sigua pues es summamente util, y si a de azerse es aora el tiempo oportuno por estar mas bajos los jornales, y si llegua mayo se subiran; por lo que aze a nras mesadas ni ha havido ni ay falta, ni tengo de que quejarme:

en orden a mi ida a esa en los terminos que haora me propones conosgo tu buen fin e ideas, las tengo por mui sinceras y estoy mui dystante de no corresponderlas con la mayor yngenuidad, en cuia conseqa te aseguro que me pareze biem quanto me propones; pero tu no puedes menos de ver y conocer que un viaje aunque sea a la ligera trae sus conseqs, sus movimientos, y sus gastos y que todo esto es menester que lo consideremos y que no lo prescindamos mientras con mas ymmediacion tocamos el caso, y nos Resolvemos a ello con mas firme determinacion quien se esplica asi parece que no puede hablar con mas llaneza e yngenuidad como que esto es buscar y proponer los medios y modos de que la cosa se Realize, siendo parte de este mismo proposito la meditacion y rrefleccion sobre las dificultades que puedan ofrecerse, de las quales unas pueden ser futuras y otras se encuentran de presente, y entre estas ay en el dya la gravisima de las quarentenas que se hacen guardar a los que ban a estas tierras de que tu mismo me hablastes en tu anterior y me dyjistes ser causa de no enprender sobre la marcha tu venida; en fin yo no desapruevo tu proiecto, te Repito que me parece bien, y solo si por no contemplarlo praiticable en el dya me rreservo el que hablemos y tratemos de todas sus circunstancias cuando sea oportunydad si comvinieses en este mi modo de pensar:

en lo tocante a la boda de nra hija y quanto en su Razon me significas te aseguro que este acaecimiento me tiene con el mayor cuidad y desazon, y qe es mucha parte de mis males yo no me separo de quantas reflecciones hazes y de los objetos Racionales que te propones; pero contemplo ya el caso urgente y de una necesaria promta resolucion. a la niña he manifestado tus encargos, que oyo con atencion, mas sin faltar a la humildad y sumision, supo rresponderme que en nada menos se pensase que en dejar de casarse con Mantilla, esta Resolucion y todo lo que observo en ella me hace conocer que ya vienen tardidos los proiectos y los Remedios: no podemos separarnos de lo que puede y vale en las jovenes su primera determinacion y que entonces son escusados todos consejos. la citada observacion que he hecho de ella me lleva a otro Recelo, pues si uno a su determinacion en quanto a Mantilla, la viveza de la niña, algunos amagos de otros novios, su docylidad la de la edad, y considero que todo esto es capaz de burlarse de los cuidados mas exquisitos de los padres, me queda un Remordimiento gravisimo de si sucedera cosa peor de detenerle este su gusto; y propia ynclinacion que al fin ya vemos aver sido suia sin estimulo ni instigacion, y que si no es la mas ventajosa al menos no es improporcionada ni desigual. me hago la justicia de que tu no dudaras de mi exactitud dilijencia y cuidado y consejos, y de la crianza y educacion que le abre dado de que es bastante testigo todo Cordova, pero quantas vezes nada de esto alcanza y se incrementan los cuidados de los padres por modos y medyos inesperados. yo no quiero ser Responsable de ningunas conseqs, ny me atrevo por lo mismo a omitir el manyfestarte estos sentimyentos para que te sirva de govierno, y puedes ponerte a cubyerto de no serlo tu tanpoco en ningun dya y asi conclui yo en este punto con que me parecia te Resolvieses al si o al no, y que por aquellos medyos mas prontos y mejores se trate de protejer este asumto en cuio caso yo con tus ordenes hare lo que dyspongas y me comuniques vajo todo aquel sigilo y cautela que tu me encargas i yo conosgo que es precisa con lo qe me parece dejo satysfechas y Respondidas todas tus prevencyones y reflexsiones que me azes en este punto, en el qual te he manifestado todo mi interior con la mas sincera ingenuidad y deseo de que lo azertemos y no lo erremos ni demos ocasion a Ruidos y alborotos queda tuia y manda lo que gustes a tu muger que de veras te ama y desea conplazer

Marya Antonia de Godoy mi qdo conde de Gavia y Valdelagrana

Legenda:

ExpandedUnclearDeletedAddedSupplied


Download XMLDownload textSentence view